7 diciembre, 2016. Por

Olé Olé

Soldados con batalla
Olé Olé

Han pasado más de treinta años desde que unos jóvenes Olé Olé abriesen una importante página en la historia del pop español y en el sonido de la Movida madrileña: una primera década de historia capitaneada por tres vocalistas con una marcada personalidad que dejó en su haber una colección de hits que aún hoy siguen sonando en discotecas, verbenas y fiestas populares.

Ahora, Olé Olé se rearman con Vicky Larraz como capitana del barco: acaban de publicar un álbum de duetos en el que repasan sus éxitos más representativos junto a una corte de ilustres invitados y preparan una gira que arrancará el mes de enero y que pasará por la Joy Eslava el 16 de marzo como parte de la programación de Escenario Eslava.

Nos reunimos con Vicky Larraz y Gustavo Montesano en la Chocolatería San Ginés para hablar del nuevo presente, de cómo se han limado las asperezas del pasado, del fin de la guerra dialéctica con Marta Sánchez y de qué deparará esta nueva reunión de Olé Olé.

Notodo: En 2007 diste una entrevista a Popes80 en la que decías que en aquella ocasión dejabas Olé Olé para no volver nunca más. ¿Qué es lo que motivó este regreso (y esa contradicción, de alguna manera)?
Vicky Larraz:
Pasa el tiempo, la gente evoluciona, la vida sigue y lo que pensabas en un momento cambia. Rectificar es de sabios. En el momento cuando dije eso lo decía de verdad, no tenía pensado volver con Olé Olé en las condiciones en las que fue aquel regreso de 2007: me veía en otro camino radicalmente diferente al de hace nueve años. Pero, de repente, los caminos se vuelven a encontrar, las situaciones y el contexto son diferentes. Yo no me fui peleada con nadie ni de mal rollo: de ser así hubiera sido distinto, pero no fue el caso, hubiera sido distinto.

Tiene mucho que ver que en esta nueva etapa esté una persona como Marcelo [Montesano], con quien yo no compartí etapa en Olé Olé, porque él vino reemplazando a Luis Carlos [Esteban], que se fue al mismo tiempo que yo de la banda, y por tanto él estuvo en la etapa de Marta [Sánchez]; pero con quien yo sí llevo años trabajando en canciones para mi carrera en solitario en estos últimos años (como Earthquake, Llévatelo todo…) y eso ha hecho que exista una química muy buena entre los dos, y que las condiciones del regreso de Olé Olé sean más ilusionantes para mí.
Esta reunión de Olé Olé es mucho más genuina que los intentos anteriores
Marcelo Montesano: A mí me gustaría destacar a Vicky como una excelente letrista. Creo que es una faceta que la gente desconoce y que está bien destacar. A mí como compositor, que soy más de melodías que de letras, me sorprendió mucho y ha hecho que nos acoplásemos muy bien. Me parece una artista muy versátil, y una letra que a mí me costaría hacer quince días a ella le lleva una tarde.

NTD: ¿El homenaje que hicisteis a Juan Tarodo hace tres años (la canción Por ser tú) fue la punta de lanza para este regreso más formal?
Vicky:
Sí, ayudó, sin duda. Son como pequeñas miguitas que vas acumulando. Cuando hicimos lo de Juan la intención sólo era juntarnos para hacerle una canción, recordarlo y rendir homenaje a un músico fundamental no sólo de Olé Olé, sino del pop español. Mucha gente decía que nos juntábamos para tener una excusa para volver o para aprovecharnos de una situación así y sacar tajada, pero no; fue auténtico ese homenaje, yo vivía en Miami en aquel entonces, Marcelo vive en Buenos Aires, e hicimos un esfuerzo para poder hacerlo.

Pero sí es evidente que compartir escenario otra vez, haber estado en la tele juntos, ver que hay tan buen rollo, cariño, una historia y un camino recorrido dejó las puertas abiertas.

NTD: Después de esas últimas intentonas por el regreso de Olé Olé tras la marcha de Marta Sánchez: el disco con Sonia Santana, la vuelta en 2007 con la modelo Marta Domínguez como vocalista, el reencuentro para homenajear a Juan Tarodo… ¿Creéis que la marca de Olé Olé ha sufrido cierto desgaste con tantos movimientos y mutaciones?
Marcelo:
Yo creo que este es el primer intento real para el regreso de Olé Olé con miembros significativos de la banda. Los anteriores tenían menos entidad que éste. Me parece que este es mucho más genuino.
Tenemos grandes éxitos que siguen sonando aunque haya gente que no nos ponga cara
NTD: ¿Esta es una reunión para quedarse, para sacar nuevos discos?
Marcelo:
Es difícil ser categórico en eso. No se puede definir algo a tanto tiempo. Quizás nos sentimos cómodos y la cosa va para adelante y nos apetece hacer más cosas, pero tenemos que ver cómo respiramos en la gira y si aparecen canciones.
Vicky: Lo que te puedo decir es que cuando hacemos algo lo hacemos de verdad. Como dice el dicho: “si quieres hacer a Dios reír, haz planes”.

NTD: Y vosotros habéis hecho planes, entiendo…
Vicky:
Nuestros planes de momento son más en presente que en futuro. Después de tantos años separados necesitamos primero que nuestros planes sean más inmediatos y no tanto en una planificación a largo plazo. Según vayamos pasando niveles, podremos planear los siguientes movimientos. Ahora mismo estamos difusos, recién reencontrados. Si algo he aprendido a lo largo de mi vida es que tienes que estar viviendo el presente, totalmente enfocado y dándolo todo, y eso te llevará al futuro. El futuro no existe y el pasado se fue.
Marcelo: ¡Como en la filosofía hindú!
Vicky: Exacto, y tú sabes mucho de eso. Pero es eso: si nos enfocamos más en el presente tendremos más posibilidades de tener un futuro brillante. Pero si estamos pensando más en lo que la gente pensará o en qué vamos a hacer o cómo tenemos que actuar para que la gente lo perciba mejor, no acabaríamos haciendo nada. La gente percibirá lo que le dé la gana percibir. Hay cosas que no se pueden controlar nunca. No podemos forzar que nos quieran: nos tenemos que querer nosotros mucho y hacer buena música.

NTD: ¿Y eso está pasando? ¿Os estáis queriendo entre vosotros?
Vicky:
Sí. Si no, no estaríamos aquí. A estas alturas no fingimos ya.
Marcelo: Tenemos una excelente relación y lo pasamos muy bien y nos divertimos con lo que hacemos, sobre todo en los ensayos y la preparación de los directos: creo que es lo que más nos gusta, la adrenalina de estar en un escenario, estar en contacto con el público.

NTD: Hablando del directo, no sé si a la hora de recuperar un legado tan antiguo, con más de treinta años en el caso de algunas canciones, ¿os fue difícil poneros en situación? ¿No tenéis miedo de convertiros en una banda de versiones de vosotros mismos?
Vicky:
¿Te refieres a si tenemos miedo de ser una caricatura? Yo no tengo miedo a nada: sólo a las jeringuillas y a las ratas (ríe). Nosotros ahora estamos enfocados en sentirnos bien y hacerlo bien. Las melodías son las melodías. El My Way se canta ahora como se cantaba entonces. Yo creo que tenemos grandes canciones que son éxitos que aún hoy siguen sonando aunque muchas generaciones no pongan cara a quienes cantamos esas canciones porque no estaban cuando nosotros aparecimos: el Voy a mil, el No controles… siguen siendo inspiradores para mucha gente.
Hemos podido superar el síndrome de las cantantes que se van
Por eso hemos sacado en Sin control: queríamos mantener la esencia de Olé Olé pero dándole un giro de actualidad y con frescura, que no suene a rancio. Por eso también hemos hecho el disco de duetos, para que ellos también aportaran. En el disco, cada artista que canta con nosotros lleva nuestras canciones a otra dimensión. Mucha gente nos preguntó por qué no había más compañeros de los ’80 cantando con nosotros. ¡Porque no queremos que esté la gente de los 80! Hay algunos, como Fernando de Modestia Aparte; pero no se trata de eso, sino de recuperar la esencia de estos temas invitando a amigos a que la hagan suya. Es evidente que no tienen nada que ver Yurena con Santiago Segura, Daniel Diges o Paloma San Basilio. Pero cada uno añadió su personalidad a estos temas que son éxitos.

NTD: ¿En base a qué seleccionasteis a los artistas?
Vicky:
En el caso de Santiago Segura, por ejemplo, yo había hecho en Tu cara me suena la última canción, y ahí establecí un tándem maravilloso y cuando teníamos seleccionadas las canciones que formarían parte del disco, que la hicimos en base a las canciones que consideramos son más icónicas para el público y que repasa todas las etapas de la banda, me di cuenta que el Dame le venía al pelo: es una de nuestras canciones más gamberras y sabía que se iba a atrever, y la grabó en Argentina con Marcelo, mientras grababa una película. Con Falete también me llevo genial, somos como hermanos, y pensé en él para Caminemos, para que potencie más esa idea de bolero que tiene la canción: le vi hacer de Sara Montiel, de Pavarotti, y sabía que le iba a dar ese aire melodramático. Y luego casos como el de Dani Diges, una canción como Conspiración le venía pintada. Incluso Marta [Sánchez] eligió el tema menos típico: no eligió Lili Marlene, sino una balda como Búscala, donde hemos buscado la emoción.
Hago mía Soldados del amor como Marta hizo suyas Voy a mil o No controles
NTD: ¿Cómo fue el reencuentro con Marta después de tantos años de tensiones y batallas abiertas?
Marcelo:
Yo eso lo vivo más como folclore, no creo que hubiese una guerra como se dijo…
Vicky: Hubo un poco de tensión cuando le propusimos que participase en Por ser tú, el homenaje a Juan [Tarodo] de hace tres años. Hubo varios malos entendidos y necesitábamos aclarar las cosas. Yo soy una persona que me encanta aclarar las cosas. Y tuve la oportunidad estando en Miami de hacerlo, ya que las dos vivíamos allí en ese momento (yo ahora estoy en España, ella sigue allí) y nos encontramos, nos sentamos a hablar como dos mujeres, dos profesionales y le comenté el proyecto y le dije que me encantaría que estuviese, que la necesitábamos para realmente rendir homenaje al legado de Olé Olé, y que estuviéramos tanto Marta como Sonia [Santana] como yo.
Marcelo: Y que quedasen representadas todas las etapas de la banda. Es muy curioso ver a Vicky cantar canciones que cantaba Marta, y lo hace realmente muy bien, no parece que hubiese habido un corte, parece como una continuación…

NTD: ¿Te sentiste cómoda cantando canciones icónicas, con una marca de agua tan identificable como la voz de Marta Sánchez, como puede ser Soldados del amor?
Vicky:
Es que no las veo como “canciones de Marta” o “canciones de Sonia”. A mí me han dado una canción con una gran melodía, con un sonido que yo controlaba con Olé Olé desde el principio, y la hice mía. Yo no pensé ni en Sonia ni en Marta ni en nadie. Del mismo modo que ellas también hicieron suyas canciones que cantaba yo, como el Voy a mil, el No controles, etc. Marta en su momento también tuvo la capacidad de hacer suyas canciones que hice conocidas yo, y que nadie pensase en cuál de las dos versiones le gustaba más. Es una cuestión de ser auténtico contigo mismo, más bien: pensar menos y centrarte más en la emoción y el arte. ¿Cuánta gente ha cantado el No controles al margen de Olé Olé? Desde Café Tacvba a Patricia Manterola… muchísima gente. Y Marta en su día supongo que también pensó en hacerlo suyo, era su trabajo.
Existe una marca de agua vocal compartida entre Vicky, Marta y Sonia
NTD: Pero no es lo mismo el contexto de entonces con el de ahora, con toda la polvareda y ataques velados que os lanzasteis en los últimos años…
Vicky:
Yo pienso que habrá fans que le gusten las dos, otros que no les guste ninguna y otros que elijan una antes que la otra. Para gustos, los colores. Yo lo he hecho con mucho cariño y con el gran respeto que supone cantar una canción tan histórica como esta, por supuesto. Como también le tengo muchísimo respeto a una canción como No mueras posibilidad, que cantó Sonia [Esteban] en el último disco de Olé Olé y que aquí canto con Paloma San Basilio.

NTD: ¿Sientes que la marca insignia de la voz de Olé Olé es tuya o lo vives como una “tenencia compartida” entre tú, Marta y Sonia?
Vicky:
Hay una tenencia compartida, yo creo. Olé Olé es un grupo muy atípico, porque aunque algunas etapas hayan sido más largas e icónicas que otras, cada una de ellas tuvo su esencia y sus singularidades, su validez y sus seguidores. Estarán los puristas de Olé Olé que crean que la primera formación es la real, y muchos otros que hayan vivido más de cerca, por una cuestión de generación o de canciones concretas, las etapas de Marta y Sonia.
No tenemos miedo a nada: sólo a las jeringuillas y a las ratas
Era importante repasar todas las etapas de la banda, y es lo que hemos hecho en el disco, dejando claro que Olé Olé no fue un grupo que funcionó bien dos años o que tuvo uno o dos hits, sino que fue un grupo importante que ha estado haciendo grandes canciones durante más de diez años. Era necesario también hacer un disco de dúos, como han hecho Miguel Bosé, Mecano o la propia Marta, e invitar a otros artistas a que participen en la historia de tu música.

NTD: Hay una canción en la que participan tus hijas Olivia y Sophia. Leí por ahí que se hacen llamar Generación Olé. No sé si es el principio de un proyecto que lleve las canciones de Olé Olé a un público más juvenil, o si el pistoletazo de salida de ellas como cantantes, también…
Vicky:
No, para nada. Fue todo muy improvisado. Yo venía de Miami y ellas estaban conmigo en el estudio y lo hicimos un poco como un juego, no estábamos planeando nada. Yo les propuse que probasen hacerlo en la versión inglesa que hay de la canción, que se llama No Surrender, pero ellas querían hacer la española, el No controles de toda la vida. Lo hicimos y quedó muy divertido, y cuando decidimos meterla de bonus track lo llamamos Generación Olé, pero es más una pincelada de gracia que otra cosa. Bastante tienen con estudiar (ríe).

NTD: ¿Sentís que a lo largo de los años el sonido de Olé Olé ha empapado a otros grupos? ¿Os sentís “padres” de un sonido?
Marcelo:
De generación en generación siempre se van dando influencias: todos hemos tomado y recogido influencias de otros artistas, eso es inevitable. Lo que sí te diría es que el síndrome de las cantantes que se van y la capacidad que tenga el resto del grupo de reemplazar a una cantante que se va es muy difícil: la cantante es el escaparate de la banda, y si se va para mucha gente se acaba la banda. Sin embargo, nosotros hemos podido seguir adelante, se pudo reemplazar. Es un síndrome que después pasó en algunas bandas, como La Oreja de Van Gogh, por ejemplo.
Se suele decir que si quieres hacer a Dios reír, haz planes. Nosotros hemos hecho los nuestros
NTD: Irrumpiendo en la escena más de veinte años después, ¿dónde os veis ubicados? ¿En circuito de salas, de fiestas populares, de festivales de música alternativa…?
Marcelo:
La banda tiene un formato que se puede adecuar casi a cualquier lugar, desde el circuito de salas hasta festivales.
Vicky: Como hacíamos en los años ’80: nos íbamos de una discoteca en Galicia a una Plaza de toros o a un garito más pequeño.
Marcelo: Es un repertorio muy festivo: la gente se lo pasa muy bien y siempre acaban bailando. Hay versiones en este disco como Bailando sin salir de casa que tiene una marcha discotequera increíble. Son canciones que invitan mucho a la alegría y a la fiesta, y allá donde estén dispuestos a tener esos componentes estaremos nosotros tocando las canciones.

NTD: ¿El objetivo principal es reenamorar a los fans de entonces o conquistar a las nuevas generacionales?
Vicky:
¡Reenamorar a los fans de entonces y conquistar a las nuevas generaciones! ¡Las dos cosas! ¿Por qué elegir sólo una? Eso y más. A por todas y a cruzar fronteras, también.
Marcelo: En el momento en que nosotros lo estamos pasando bien eso se contagia. Si uno no se lo cree y no se divierte no puede divertir a los demás.

NTD: ¿Acabas de decir “cruzar fronteras”?
Vicky:
Nosotros primero nos vamos a concentrar aquí en España, en tierra firme. Pero luego nunca sabes cómo sucederán las cosas, como nos pasó en los ’80 con Italia, que se desmadró solo, sin planear nada ni que hubiera estrategias detrás. Sabemos que ir a México es factible porque la música de Olé Olé ha sonado, y el hecho de haber estado en Tu cara me suena me dio más visibilidad a mí y a mi obra, evidentemente. En Miami me paraban todo el rato: mis hijas estaban alucinadas.
Marcelo: En México el grupo sonó mucho, vendió muchos discos. A mí me han llamado periodistas de México para saber si teníamos pensado girar por allí. Sabemos que es un lugar en donde nos quieren mucho.
Necesitábamos que Marta Sánchez y Sonia Esteban estuviesen en el disco para poder rendir homenaje a Olé Olé
NTD: El año pasado publicaste Llévatelo todo. No sé si el regreso de Olé Olé deja en un segundo plano tu carrera en solitario o si lo vas a compatibilizar.
Vicky:
Ahora estoy concentrada en Olé Olé. Es como Gloria Estefan cuando volvió a Miami Sound Machine: si quería podía sacar un disco sola, con MSM o como quisiera. Hay un punto en el que está todo entrelazado. Pero vamos a caminar este camino y ver dónde os lleva y cómo nos sentimos. Lo importante es que funcionemos bien y que la gente esté reaccionando. Como dice el dicho: “si no está roto, no lo arregles”. Marcelo y yo componemos muy bien, y podemos hacerlo tanto dentro como fuera de la banda. Hasta ahora lo hemos hecho sólo para mis álbumes en solitario, pero no descartamos hacerlo para Olé Olé.
Marcelo: Hace un ratito me llamaron de Buenos Aires, que hay una canción con un aire de cumbia electrónica que en principio compuse para una cantante de allí pero estoy en la duda, porque creo que le vendría muy bien al registro de Vicky, e igual la reservo…

NTD: ¿Veis a Olé Olé haciendo cumbia?
Vicky:
Yo veo a Olé Olé en donde sea: hemos cantado boleros, new wave, un tango en el primer disco [NdeR: Pasos de mujer] que compuso Luis Carlos… Los ritmos son los ritmos y podemos adecuarnos a lo que sea.
Marcelo: Además no haríamos un ejercicio de estilo de cumbia colombiana: sería una cumbia con ese aire synthpopero que tiene la banda. Mira el caso de Andrés Calamaro, por ejemplo, cuando hace unos años compuso la cumbia Tuyo siempre que tanto éxito tuvo. Es una canción preciosa.

NTD: ¿Para el concierto que daréis del 16 de marzo en Escenario Eslava tenéis pensado hacer algo especial?
Vicky:
Aún no lo tenemos claro. Lo bueno y lo malo de tener grandes invitados es que siempre están muy ocupados: Falete está ahora en Miami, Santiago Segura está con mil películas y galas, Daniel Diges se va a Brasil a hacer el musical Los Miserables
Queremos reenamorar a los fans de entonces y conquistar a las nuevas generaciones
NTD: Es más fácil hacerlo en Miami que en Madrid…
Vicky:
(Risas) Tampoco te creas. Pero de repente para el concierto en la Joy Eslava igual sí hacemos alguna cosa especial, y a lo mejor con gente como Santiago, Munik o Fernando podemos contar.

NTD: ¿Y Marta?
Vicky:
Es que Marta tiene una agenda muy complicada, está en Miami con su hija y es un poco difícil. Pero vamos a intentar cuadrarlo.

Olé Olé