4 abril, 2008. Por

South Pop 08

CAAC. Sevilla
South Pop 08
South Pop 08

Para hacer bien el amor hay que venir al sur, decía con acierto una gran (y vivaracha) dama de la canción popular. Parece que también hay que venir al sur para escuchar buena música. Ya viene el sol. Ya viene la música.

Empieza el buen tiempo y eso es sinónimo de la multiplicación de planes y, sobre todo, de buenos planes. Acarrea consigo un montón de cosas buenas y de interesantes planes para estos días que por fin son ya algo más largo. Entre otras cosas, la programación de festivales que empiezan a brotar, por cierto, como flora vigorosa en esta incipiente transición estacional. Unos sobre otros y casi otros sobre uno. Por eso es importante agudizar la mirada y seleccionar lo mejor de todo lo que florece desde que el jardín primaveral deja asomar su primera flor. En la zona sur del país están brotando ya los primeros tallos y no queremos dejar de hablarte de ellos. Nos referimos al South Pop, que tendrá lugar en Sevilla durante los primeros tres días del mes de mayo. Los de Green Ufos no bajan la guardia como organizadores del festival y abren bien los ojos para detectar las propuestas nacionales e internacionales más interesantes para una nueva edición. Con el objetivo de presentar una ecléctica propuesta, nos encontramos una vez más con ellos. Señores y señoras, el South Pop contraataca. 
“ Con mimo y criterio articula una programación coherente, independiente y de calidad”
Se trata del 4º Festival de Música Independiente Ciudad de Sevilla. Uno de esos pocos festivales que, con gran mimo y criterio, articula una programación coherente, independiente y de calidad. Pero no sólo es exquisito por presentar un cartel de esta guisa, sino porque la organización y la disposición de cara a las actuaciones sólo miran por una cosa: cuidar al público del festival y acogerle con atención. Que disfrute cómodamente de los conciertos y, sobre todo, que los pueda ver, si quiere, todos. Algo que no es muy común en el jardín de los festivales. Por eso éste es uno de los que más luce en el jardín. 

Por primera vez se desarrollará en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC), y saldrá al aire libre, dejando atrás la etapa en el mítico Teatro Alameda y ampliando el aforo hasta 2.000 personas cada día. Un año más, se mantendrá la zona de stands y mercadillo independiente, un lugar especial de intercambio de experiencias e ilusiones desde el trabajo de los distintos sellos independientes llamados a la cita. Y tres días de festival continuado. Tres días y todo el buen gusto convocando a artistas que van desde veterano Barry Adamson hasta recientes descubrimientos como El Guincho
“ Interesantes proyectos de aquí y de allí y una especial atención a la escena francesa”
Procurando un conjunto de grupos que cubran distintos géneros de la música independiente, el festival presta especial atención al panorama nacional desde su primera edición, descubriendo nombres y apoyando la escena independiente del país como pocos festivales hacen. Así se nutre de nombres como El Guincho, y su particular punto de vista del tropicalismo, la psicodelia y la experimentación pop, La Casa Azul, que nos ha dejado boquiabiertos en sus últimos directos con su shibuyakei y su europop ultramoderno, el pop-folk de xilófono y la singular voz que escuchamos de Manos de topo, el pop melancólico y arreglado del tinerfeño Pumuky, el pop acústico de Pauline en la Playa, el rock progresivo y de ecos dub de Nisei, el revisado sonido new wave de los pamploneses Souvenir, el interesante pop de los creativos Limousine o el indie pop de Grande-Marlaska, entre otros. 

Pero también seguirá con el propósito habitual de acercarnos a interesantes bandas francesas, de cadencias arraigadas en su país, como lo son Mobiil y su pop de síntomas electrónicos y embriagadores, Centenaire y su intenso pop mate o el pop-rock electrónico de Novö, tan inquietante como sofisticado. Y, además, artistas de la talla del sueco José González, con su virtuosa voz y sus inconfundibles acordes y melodías sencillamente perfectas. O el citado Barry Adamson, los ya conocidos The High Llamas, la extremada capacidad de sorpresa del folk y el pop bizarros de los húngaros A Hawk and a Hacksaw, o los belgas Soy un caballo y su maravilloso sonido único en algún lugar entre el folk y el pop de alcoba arreglado. 

Una auténtica gozada, un festival de paladar exquisito y sólo a menos de un mes de ser realidad. Para los amantes de la buena música en las mejores condiciones, para los que quieren disfrutar de toda la programación que se le ofrece y ver y descubrir tanto grupos nacionales como internacionales, éste es su festival. Como decimos, de las mejores flores de este jardín. Ya lo sabemos: … hay que venir al sur.

South Pop 08